Calor, sudor, deshidratación

Farmacias Trébol - sábado, agosto 15, 2020

¿Te suena la frase “este calor me deja hecho polvo”?

Parece una simple frase hecha, pero tiene una base fisiológica en la que sustentarse.

Cuando nos sometemos a altas temperaturas nuestro organismo trata de adaptarse a ello para que el resto de funciones vitales puedan darse de manera normal. Si nuestro organismo no pudiese regular correctamente la temperatura corporal, las consecuencias podrían llegar a ser letales, comenzando por calambres musculares, lipotimias o golpes de calor.

Por suerte la naturaleza nos ha preparado para ello y podemos adaptarnos a los cambios de temperatura sin comprometer nuestro estado de salud general. Debemos hacer caso a nuestro instinto de supervivencia y prestar especial atención si tenemos cerca menores, personas de edad avanzada, enfermos o personas con deterioros cognitivos en los que estos mecanismos adaptativos pueden estar menguados o ser más lentos.

Cuando llegan olas de calor nuestro cuerpo trata de disipar calor aumentando la vasodilatación. Al aumentar el flujo de sangre hacia la piel, las glándulas sudoríparas se encargarán de “refrescar” la sangre que llega a la piel cediendo calor hacia el agua que se evapora a través del mecanismo de la sudoración.

Si en este proceso de “enfriamiento” decidimos entrenar, hacer un poco de deporte, o un sobreesfuerzo obligamos a nuestro organismo a limitar la cantidad de sangre en proceso de refrigeración para que se destine hacia los músculos que están trabajando en ese momento, por lo que es común que las pulsaciones se incrementen más de lo habitual (tratan de compensar la distribución de sangre de una manera lo más eficaz posible). Aún así, nuestro organismo está diseñado para protegernos de las altas temperaturas, por lo que es común que el agotamiento muscular llegue antes y el rendimiento sea menor.

Cuando sudamos evaporamos agua y electrolitos. Si no los reponemos, las carencias empezarán a ser notorias. Incrementar el consumo de frutas y verduras frescas en nuestro día a día, no salir de casa sin nuestra botella de agua o tomar suplementos con magnesio y potasio que ayuden al rendimiento muscular, son tips que podemos adaptar a nuestras rutinas en verano.

Con el calor debemos prestar también atención a las pacientes hipertensos, ya que aunque se da una vasodilatación en el proceso de adaptación, nuestro organismo puede liberar hormonas como la aldosterona y la hormona antidiurética cuyo principal fin es retener la cantidad de sodio y agua circulante; si es el caso controla tu tensión con mayor frecuencia y acude a tu médico de atención primaria para que revise tu tratamiento.

Y como siempre, en caso de duda nos tienes a tu entera disposición.

Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Post a Comment



Captcha Image

Trackback Link
http://farmacias-trebol.360ideas.es/BlogRetrieve.aspx?BlogID=13118&PostID=816859&A=Trackback
Trackbacks
El anuncio no tiene trackbacks.

Buscar

Categorias

Últimas entradas

¿Conoces Cuídate24h?

Salud para tu estilo de vida en una revista repleta de artículos escritos por nuestros profesionales de la farmacia sobre medicina, belleza, alimentación saludable y bienestar. Encuéntrala gratis en tu Farmacia Trébol más cercana.