Pruebas durante el embarazo

Farmacias Trébol - jueves, diciembre 17, 2015

Pruebas durante el embarazo El test de embarazo ha dado positivo…sonrisas, lágrimas, miedos, miles de preguntas… No te preocupes, es natural. Te toca pedir citas con los profesionales que van a hacer un seguimiento de tu embarazo y a ayudarte a que todo salga bien.

En cualquier caso, debes saber que la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) recomienda la visita al ginecólogo dentro de los 12 meses previos a la concepción, ya que se pueden prevenir futuras situaciones irreversibles durante el embarazo (y principalmente durante las primeras 10 semanas, que son las de mayor vulnerabilidad del bebé). Así que si lo estáis buscando, o lo váis a buscar próximamente, convendría que solicitárais una cita con tu ginecólogo.

Habitualmente la primera cita tras ver las “dos rayitas” será con tu médico de cabecera, que pedirá una analítica de sangre y de orina, y te preguntará acerca de historia clínica, social, antecedentes familiares y personales de enfermedades, vacunaciones, consumo de sustancias, hábitos, tu estado de salud general… para conocer enfermedades previas o situaciones que puedan suponer un riesgo para ti o tu bebé. Te hará entonces los volantes para el ginecólogo y las ecografías.

La siguiente cita, en el segundo mes, la tienes que pedir con tu matrona. La primera consulta prenatal debe realizarse lo más precozmente posible. Existen datos científicos de que una primera visita antes de la semana 12ª de gestación, se acompaña de mejores resultados perinatales (semanas previas y posteriores al parto). El objetivo de las consultas prenatales con el ginecólogo y la matrona es cuidar tu estado y el de tu bebé, y por eso conviene que acudas a todas las consultas programadas de forma periódica, aunque te encuentres bien. De este modo el ginecólogo podrá saber cómo evoluciona tu embarazo, valorar los posibles riesgos y programar análisis para poder informarte de todo el seguimiento.

A continuación expongo una muestra general de las citas y pruebas que suelen realizar el ginecólogo y la matrona, pero pueden variar de unas mamás a otras en función de la valoración y consideraciones de los profesionales sanitarios, o de los posibles riesgos, etc.

Por regla general, en un embarazo que evoluciona sin complicaciones, la periodicidad de las citas con el ginecólogo y la matrona serán:

Hasta semana 36ª Semana 37ª a 40ª Después de semana 40ª
1 visita cada 4/6 semanas 1 visita cada 1/2 semanas 1/3 veces a la semana

Por lo que habitualmente como mínimo tendrás 2 visitas a tu ginecólogo en cada trimestre. Según la SEGO, existe un acuerdo generalizado de que la realización de entre 7 y 10 consultas prenatales durante un embarazo normal se acompaña de mejores resultados en las semanas anteriores y posteriores al parto (perinatales).

Pruebas del primer trimestre (semanas 1ª-13ª de gestación)

Las pruebas del primer trimestre son necesarias para mantener un control y seguimiento de todo el embarazo, de forma que podamos prever cómo se va a desarrollar y prevenir problemas futuros.

    Ecografía
  1. Análisis básico de sangre (hemograma, glucemia…) y orina (proteinuria y urocultivo): para ver si tienes anemia, saber tu grupo sanguíneo y Rh, ver si hay alteraciones de la glucosa en la sangre, la presencia de anticuerpos para infecciones (rubéola, sífilis, toxoplasmosis, hepatitis y SIDA). En la orina se buscan posibles infecciones u otras alteraciones.
  2. Control de la tall y el peso: para establecer una medida básica y controlar la evolución frente a este valor durante el embarazo.
  3. Control de la tensión arterial: para establecer una medida básica y controlar la evolución frente a este valor durante el embarazo y para el momento del parto.
  4. Exploración física general, ginecológica y mamaria: para buscar situaciones de riesgo para el embarazo (inspección genitales externos, inspección con espéculo, etc…).
  5. Citología vaginal: sólo se hace esta prueba si no se ha realizado en los 2 años anteriores, o si aunque se hubiese realizado, los resultados no fueron normales.
  6. Semana 3ª-10ª Ecografía temprana o precoz: es una ecografía opcional que puede realizar el ginecólogo antes de la primera ecografía que suele ser en la semana 11ª-14ª. Se realiza generalmente por vía vaginal, y suele realizarse cuando no sabes cuándo fue tu última regla, para estimar la edad gestacional, o por sangrado vaginal.
  7. Semana 11ª-14ª Ecografía del primer trimestre o ecografía de translucencia nucal

La ecografía es una técnica que permite la visualización del feto y su entorno (placenta, líquido amniótico, etc.), y puede ser practicada por vía vaginal o abdominal, según la época de la gestación u otras condiciones. Las ecografías no producen ningún daño al bebé. Permite detectar la existencia de posibles malformaciones en el feto, lo que además, puede facilitar la detección de otras anomalías al nacer (alteraciones cromosómicas, enfermedades metabólicas o genéticas). Aproximadamente, como media, la ecografía es capaz de detectar dos de cada tres anomalías.

Al ser la primera, se usa para saber varias cosas:

  • Si el embrión está vivo
  • Identificación del latido cardiaco embrionario (sí, probablemente podrás escuchar el latido del corazón de tu bebé…pero no te alarmes si va muy rápido…es lo normal)
  • Estimación de la edad gestacional (nº de semanas de embarazo) 
  • Si hay gemelos o mellizos 
  • Si el embrión está implantado en el lugar correcto (útero) 
  • Si hay alteraciones del útero 
  • Si hay posibles malformaciones fetales, 
  • Y para la detección y medida de la translucencia nucal (también llamada pliegue nucal o edema nucal), que es un acúmulo de líquido en la zona de la nuca del bebé y que si está muy aumentada puede ser indicativa de alteraciones embrionarias, muchas veces cromosómicas (síndrome de Edwards, espina bífida,…la más frecuente es el Síndrome de Down).  

Una medida alta de translucencia nucal indica sólo un porcentaje de probabilidad teórica (mayor de 1 de cada 270). No significa que tu bebé tenga algún problema de forma definitiva. Este tipo de pruebas para determinar posibles alteraciones se suelen llamar screening o cribado. Si tienes una medida alta en este parámetro, además de otros índices sanguíneos o algún otro factor de riesgo, es probable que te propongan hacerte pruebas complementarias para confirmar el estado del bebé (amniocentesis, biopsia corial, Cordocentesis). Pero en la mayoría de los casos, el bebé será completamente normal, ya que la probabilidad de tener Síndrome de Down es de 1 de cada 800 niños (aunque es más frecuente a mayor edad de la madre).

Otra prueba que puede considerar hacer el ginecólogo o ecografista debido a un embarazo de alto riesgo (hipertensión crónica con pre-eclampsia, retardo de crecimiento intrauterino, diabetes…), es la Ecografía de alta resolución o Eco-Doppler. Es un tipo de ecografía que diferencia un elemento vascular de las estructuras que no son vasos. Se usa para analizar el flujo sanguíneo del feto y la circulación materna y placentaria con gran detalle, y en los casos que está indicada esta prueba, suele realizarse en todos los trimestres desde el momento de la determinación del riesgo.

Bebé

Pruebas del segundo trimestre (semanas 14ª-27ª)

En este segundo trimestre, las pruebas son una continuación del seguimiento que te realizaron en el primer trimestre y servirán principalmente para confirmar que todo va bien, con lo que te quedarás más tranquila tras haber superado el periodo más vulnerable de tu bebé. Además, en este periodo empezarás a notar las primeras pataditas (alrededor de la semana 16).

  1. Análisis de sangre y orina, Control de peso, Control de la tensión arterial, exploraciones, etc…
  2. Revisión odontológica: realizada por tu dentista o por un médico estomatólogo de la seguridad social (depende de si en tu comunidad se incluye este servicio para embarazadas).
  3. Semana 18-22 Ecografía del segundo trimestre o de diagnóstico prenatal: Se usa para ver el desarrollo del bebé, en busca de posibles malformaciones y marcadores de alteraciones genéticas, y también para medir la altura del fondo uterino y saber si hay riesgo de parto prematuro. Así mismo se estudia la circulación sanguínea del útero, las características y localización de la placenta, características del cordón umbilical (determinación del número de vasos) y el volumen del líquido amniótico. También es probable que ya puedas saber el sexo de tu bebé.
  4. Semana 24-28 Test de Diabetes gestacional o de O`Sullivan. La prueba consiste en ingerir 50 gramos de glucosa (diluida en agua como si fuera un zumo) y una hora después se extrae sangre para determinar los niveles de glucosa. Esta prueba se realiza en el primer trimestre en mujeres mayores de 35 años, o mujeres con obesidad (índice de masa corporal IMC ≥ 30) o con antecedentes de diabetes o intolerancia glucídica.

Las pruebas complementarias que mencionamos para diagnosticar las alteraciones genéticas, aunque son invasivas y conllevan una serie de riesgos, son voluntarias pero recomendables:

  • a) Amniocentesis (Diagnóstico Prenatal Genético o estudio del cariotipo fetal): es una prueba que se realiza entre la semana 15ª y 18ª y consiste en realizar una punción en el abdomen para extraer líquido amniótico (es el “medio ambiente” en el que vive tu bebé y contiene sus células, proteínas y orina). El riesgo que conlleva esta prueba es que puede producirse interrupción del embarazo, rotura o infección de la bolsa amniótica.
  • b) Una biopsia corial (o coriocentesis): es una prueba que se realiza entre la semana 10ª y 14ª y consiste en obtener una muestra del tejido de la placenta que se enviará al laboratorio para analizarlo. Puede realizarse a través de la vagina o del abdomen. El riesgo es el mismo que en la amniocentesis, pero con una mayor frecuencia de muerte fetal.
  • c) Una cordocentesis o funiculocentesis: es una prueba que se realiza entre la semana 17ª y 18ª que consiste en extraer sangre del cordón umbilical del bebé a través del abdomen.

Pruebas del tercer trimestre (semanas 28ª-42ª)

Las pruebas de este trimestre se usan para vigilar y prevenir las posibles complicaciones que pudiera haber en el parto.

  1. Análisis de sangre y orina, Control de Peso, Control de la tensión arterial…
  2. Semana 32ª-36ª Ecografía del tercer trimestre: en esta ecografía se ve si el crecimiento del bebé es adecuado, en qué posición está colocado, las características y ubicación definitiva de la placenta y si funciona correctamente, y volumen de líquido amniótico.
  3. Semana 35ª-37ª Cultivo Vaginal y rectal: para la detección de una bacteria (estreptococo agalactiae) que puede infectar al bebé en el parto. En el caso de que fuera positivo, se te administrará un antibiótico en el momento del parto.
  4. Semana 39ª-42ª
  5. Monitorizaciones fetales periódicas: es una prueba indolora que consiste en la monitorización gráfica del latido cardiaco del bebé y de la actividad uterina de la mamá (se registran los movimientos del bebé) para asegurarse de que todo va bien. Esta monitorización comprobará que el funcionamiento placentario y la oxigenación fetal son adecuados. Según la SEGO, en los embarazos de bajo riesgo no es imprescindible hacer esta prueba, pero será tu médico quien decidirá si debes realizártela en función de las características particulares de tu situación.

En esta visita el ginecólogo suele aprovechar para hacer un examen de la madurez del cuello uterino.


Comentarios
maria comento el 27-Feb-2016 03:50 PM
Hola,
estoy embarazada de menos de un mes y esta información me ha ayudado mucho como guía para saber qué pruebas me realizarán durante el embarazo.
Gracias
Libros de embarazo

Post a Comment



Captcha Image

Trackback Link
http://farmacias-trebol.360ideas.es/BlogRetrieve.aspx?BlogID=13118&PostID=679509&A=Trackback
Trackbacks
El anuncio no tiene trackbacks.

Buscar

Categorias

Últimas entradas

¿Conoces Cuídate24h?

Salud para tu estilo de vida en una revista repleta de artículos escritos por nuestros profesionales de la farmacia sobre medicina, belleza, alimentación saludable y bienestar. Encuéntrala gratis en tu Farmacia Trébol más cercana.